La correcta elección de las grasas.

Ing. Guillermo Kuster, Lube Engineer – Oil Analysis Technician
Si bien en alguna oportunidad ya hemos hecho referencia a la enorme importancia que tiene la elección correcta de las grasas, en la duración y rendimiento de los equipos que se lubrican con estas, hoy intentaremos ayudarlos para que obtengan el mayor provecho posible en su aplicación.

Las grasas tienen dos componentes estructurales básicos: 1) un espesante, que otorga la estructura tridimensional para contener físicamente a la fase fluida de la grasa y  2) el aceite (que es la fase fluida). En la práctica, podremos visualizar el espesante como una esponja que atrapa un líquido y que al presionarla lo libera, y una vez quitada dicha presión vuelve a absorberlo. Los espesantes pueden estar fabricados de jabones, a partir de calcio, sodio, bario, aluminio, litio, o complejo de estos, aumentando significativamente su rango de temperatura de trabajo. Los otros dos tipos de espesantes más utilizados son los inorgánicos como la arcilla (excelentes para aplicaciones de muy alta temperatura), y los orgánicos como la poliurea. Por otro lado, el otro componente estructural básico de la grasa, que como mencionamos anteriormente es el aceite, puede ser mineral o sintético, dependiendo de las  necesidades y exigencias de los elementos a lubricar, como asimismo la viscosidad del mismo. Este es tal vez el punto más importante a tener en cuenta, ya que la viscosidad correcta del aceite dependerá del diámetro y velocidad de las piezas a lubricar.

No debe de confundirse la consistencia de la grasa (grado NLGI) con la viscosidad del aceite base que contiene. Una grasa grado ” 00” es semifluida (casi líquida) y sin embargo puede contener un aceite de viscosidad media o alta; o viceversa, una grasa prácticamente sólida grado “4” o más puede contener un aceite base de baja viscosidad. Recuerden siempre que lo que lubrica y protege las piezas en movimiento evitando su contacto entre sí es el aceite. La calidad de los espesantes, sobre todo los de jabones, se verá reflejada notoriamente en la resistencia mecánica de su estructura a las sucesivas cargas y presiones a las que será sometida, y que mantenga su capacidad de liberar y recuperar el fluido que contiene.

Para aumentar los niveles de protección a las grasas se les agregan aditivos anti herrumbre, anti oxidación, extrema presión entre otros. Si es necesario mejorar más aún la capacidad de soporte de carga de las grasas, a algunas se les agregan compuestos sólidos como el bisulfuro de molibdeno, el grafito o el óxido de zinc. Y es justamente sobre el bisulfuro de molibdeno que queremos hacer una puntualización para contestar y aclarar las inquietudes y comentarios que ustedes nos han hecho llegar. El bisulfuro de molibdeno es un compuesto que se une a las superficies metálicas por poderosas ligaduras polares, que forman capas de moléculas hexagonales que cubren el metal proporcionándole una magnífica protección. Pero cuidado cuando se trate de rodamientos pequeños y de alta velocidad, antes de utilizar grasas con este compuesto se debe de estar muy seguro de que el huelgo entre el elemento rodante (bolas o rodillos) y la pista no sea menor que el tamaño de las partículas de bisulfuro de molibdeno, porque de ser así actuará como freno, aumentando severamente la temperatura,  causando de esta forma la falla temprana del rodamiento. Para evitar la mayoría de estos inconvenientes las grasas Shell Gadus que contienen este componente lo hacen en forma de microparticulado, no teniendo inconveniente alguno para su uso hasta con solamente una micra de espacio.

Una vez más, hoy les recordamos que Shell es la empresa que más invierte en investigación y desarrollo, ocupando desde siempre la cima del conocimiento científico; cualquiera que sea la aplicación, desde la automotriz, servicio pesado, minería, o aeronáutica (las grasas Aeroshell de microgel son las más utilizadas en aeronáutica a nivel mundial), antes de comprar una grasa para sus herramientas pida asesoramiento a su distribuidor Shell, o a nosotros directamente a través del medio que le sea más cómodo. Se sorprenderá con los ahorros que puede alcanzar, tanto en el lubricante utilizado, como en la duración de sus componentes.

Comments are closed.